Número 31, junio de 2014 Memoria e itinerarios de la política

632992-protests-1384746821

Luis Miguel Baronetto, 30 años en la balanza del pueblo, 31 (2014) 9-22.

30 años de democracia ininterrumpida en Argentina es un dato positivo porque rompieron con la inestabilidad que caracterizó los ciclos anteriores y se instauraron nuevos derechos. En las tres décadas también se pueden contabilizar las limitaciones que no son menores al evaluar las condiciones de dignidad y justicia para las mayorías populares. A la hora del balance es imprescindible señalar el contexto político y social previo del que emergen causas y efectos con logros y deudas de la democracia. El punto de referencia es la vida del pueblo. El balance no es neutral. En el recorrido histórico-político se irán cargando los dos platos de la balanza.

Gustavo R. Cruz, La politización india-indígena: Interrogantes sobre el indigenismo estatal, 31 (2014)  23-33.

En el artículo se plantean algunos interrogantes pertinentes para una filosofía política historizada a partir del plural proceso de politización indígena en América Latina, en particular en Argentina. Se realiza una justificación del uso del término “indio”, para luego interrogar sobre las prácticas de algunos sectores politizados indígenas y del Estado mono-nacional orientado por la hipótesis de la vigencia de un indigenismo estatal.

Nelson Gustavo Specchia, Democracia argentina, tres décadas en perspectiva, 31 (2014) 35-49.

El artículo ubica el análisis de los últimos treinta años de institucionalidad argentina en un marco temporal ampliado: el de los 200 años de vida independiente, que acaban de conmemorarse en 2010. Desde esa perspectiva, se presenta la persistencia de una dualidad de la política argentina, presente también en estas tres décadas de vigencia de la democracia. El análisis cualitativo, finalmente, se complementa con una comparación de datos “duros”, para mostrar cómo la vigencia institucional ha contribuido positivamente al aumento de la calidad de vida de la ciudadanía argentina.

Gabriela A. Peña, Carta abierta a las generaciones futuras, 31 (2014) 51-59.

La “Carta abierta de un escritor a la Junta Militar” redactada por Rodolfo Walsh en 1977 es un documento emblemático, que ofrece una mirada sintética pero amplia, profunda y bien documentada de la situación que se vivió en Argentina durante el primer año del autodenominado “Proceso de Reorganización Nacional”, dictadura iniciada en 1976 que se extendió hasta 1983.

 

Carmen Elena Villacorta, El FMLN y el movimiento popular durante la guerra civil en El Salvador, 31 (2014) 61-79.

El texto da cuenta de la relación entre el insurgente Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) y el movimiento popular a lo largo de la década de 1980, período durante el cual El Salvador estuvo inmerso en una cruenta guerra civil. Se pretende explicar cómo la conflictiva interacción de los diversos actores y la puesta en juego de sus diversos intereses condujeron a la posibilidad de la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 y sentaron las bases para el desenvolvimiento del sistema de partidos actualmente existente en El Salvador.

Luis O. Liberti svd, La participación de los cristianos en la comunidad política en las perspectivas de los obispos Enrique Angelelli y Jorge Novak, 31 (2014) 81-94.

Para el papa Francisco corresponde al obispo indicar el camino y cuidar la esperanza de sus fieles. Indicaremos algunas palabras y otros hechos emprendidos por los obispos Angelelli y Novak en orden señalar caminos para la participación de los cristianos en la comunidad política. Ambos fueron consecuentes con las perspectivas del Concilio Vaticano II sobre el compromiso con la historia. También proyectaremos alguna clave teológica pastoral sustentadora de esta participación. La centraremos en la esperanza escatológica.

 

Francesca Gargallo Celentani, Iniciar un diálogo feminista con las teólogas de nuestra América, 31 (2014) 95-102. 

El diálogo entre las teólogas católicas feministas y las feministas que asumen en su reflexión el feminismo de las mujeres de los pueblos de Nuestra América implica la relevancia de la búsqueda de la justicia y la política participativa en el horizonte de ambas. La espiritualidad de la lucha por el propio territorio no sólo engloba la defensa de tierra, aire, agua y fuerzas espirituales, sino que subraya un continuum con el cuerpo-territorio de las mujeres y su inviolabilidad. El diálogo entre feministas tan diferentes plantea el reconocimiento de sus espiritualidades e implica el respeto a la religiosidad histórica de las mujeres en un mundo signado de diversas formas y maneras por el deseo de aproximarse a la reflexión sobre la dignidad humana.