Número 33, junio de 2015

beautiful-close-up-pink-flower-wallpaper-12

Antonio Fidalgo, De una Iglesia de ventanas y puertas abiertas a una Iglesia sin fronteras. A 50 años de la Lumen gentium, queda mucho por andar…, 33 (2015) 9-24

El artículo se propone poner de relieve, en el contexto de la memoria de los 50 años del Vaticano II, las claves eclesiológicas del Concilio y en particular de la Lumen gentium. Para, desde allí, buscar proyectar no solo los textos y espíritu del Concilio sino su misma

dinámica en el aquí y ahora de la Iglesia, mostrando cómo la realidad del mundo y la misma identidad eclesial impulsan a seguir andando por senderos nuevos, alternativos.

 

Entrevista a Margarita Moyano: “El Concilio sigue siendo una tarea”, 33 (2015) 25-28

Fue presidenta durante dos períodos del Consejo Superior de las Jóvenes de Acción Católica Argentina  (1955-1958/1958-1961). Elegida auditora laica en el Concilio Vaticano II, asistió siendo Presidenta de la Federación Mundial de Juventudes Femeninas Católicas residiendo en Bruselas.

Formó parte de la Comisión conciliar de Laicos y fue una de las dos mujeres que representaban a América Latina de las veinte asistentes durante el Concilio. Después del Concilio, fue invitada a las reuniones de los obispos de América Latina, en Medellín (1968) y en Puebla (1979) y trabajó en ellas en la Comisión de Juventud. Margarita Moyano Llerena falleció el 19 de mayo de 2003.

 

Entrevista al Pbro. Luis Denardi: “Un adelantado en la reforma litúrgica argentina”, 33 (2015) 29-32

Nació el 23 de mayo de 1921. Ex párroco (histórico) de San Nicolás de Bari, en el barrio Talleres Este de la ciudad de Córdoba, durante 44 años. Fue Vicepostulador de la causa de beatificación del Cura Brochero entre 1978 y 1993 y propició ampliamente su devoción. Predicó retiros espirituales, dictó conferencias siempre presentando a Brochero como modelo sacerdotal y cristiano comprometido con sus hermanos. Tuvo que ver con la Cantata Brocheriana que compuso Carlos Di Fulvio y con su difusión inicial. Al momento reside en el hogar sacerdotal de la Arquidiócesis de Córdoba. El 22 de septiembre del 2015 cumplió 70 años de vida sacerdotal.

 

Entrevista al Padre Obispo Miguel Esteban Hesayne, Obispo emérito de Viedma: “He visto clarísimo como por un cristal transparente, que ese arco es lo que constituye el mensaje del Concilio”, 33 (2015) 33-40

Nació en Azul el 26 de diciembre de 1922 y fue ordenado sacerdote el 12 de diciembre de 1948 en el seminario San José de La Plata por Mons. Tomás Juan Carlos Solari, arzobispo de La Plata. Fue profesor de literatura y latín en el Seminario diocesano de Azul y más tarde rector de ese Seminario. Fue destinado como cura párroco en Tapalqué, Veinticinco de Mayo, General La Madrid y Las Flores en la provincia de Buenos Aires. En tiempos del Concilio Vaticano II cursó estudios de Teología Pastoral en la Universidad de Lille, en Francia, y de eclesiología con el teólogo Yves Congar en París.

Fue elegido como obispo de la diócesis de Viedma, provincia de Río Negro, por el papa Pablo VI el 5 de abril de 1975, y recibió la plenitud del sacerdocio en el Orden Episcopal el 4 de junio en la catedral de Azul por Mons. Manuel Marengo, obispo de Azul (co-consagrantes Mons. Eduardo Francisco Pironio, obispo de Mar del Plata y Mons. Miguel Ángel Alemán SDB, obispo de Río Gallegos. Tomo posesión de la Diócesis de Viedma el 8 de julio del mismo año, a sus 52 años. Hesayne fue obispo de Viedma por 20 años, hasta el 28 de junio de 1995, cuando renunció por edad. Tuvo un rol episcopal intenso durante el régimen dictatorial del autodenominado Proceso de Reorganización Nacional que entre 1976–1983, siendo uno de los pocos miembros de la jerarquía de la Iglesia Católica de Argentina en criticar abiertamente sus abusos y crímenes sobre los derechos humanos.

Luego de retirarse del gobierno pastoral desde 1995, se dedicó a la animación del Instituto Secular Cristífero (cofundador junto a Beatriz Abadía) centrado en la formación integral del laicado. Fue asesor de la Obra Kolping Argentina por varios años. Junto al obispo metodista Aldo Etchegoyen fue miembro fundador de la Asociación Jaime de Nevares, destinada a la formación sociopolítica del laico a nivel nacional. Es titular de la Cátedra de Derechos Humanos de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires, y en 2001 recibió el Doctorado Honoris Causa por parte de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

En 2004, recibió junto a la Madre de Plaza de Mayo Olga Aredez, el premio Azucena Villaflor, en mérito a su lucha por los Derechos Humanos por parte del Gobierno argentino, de manos del presidente Néstor Kirchner. Es miembro Emérito de la Comisión Provincial por la Memoria con sede en La Plata.

 

Entrevista a la Hna. Josefina Llach: “La Iglesia cuanto más religiosa es más humana y cuanto más humana, más religiosa”, 33 (2015) 41- 52

Argentina, Licenciada en Ciencias de la Educación por las Universidades de Barcelona y de Madrid; Bachiller en Teología por la Facultad de Teología de San Miguel y Licenciada en Teología por la Facultad de Teología de la UCA. Religiosa Esclava del Sagrado Corazón de Jesús. Profesora de Sistemática en dicha Facultad de Teología, en el Seminario Diocesano de Posadas y en otras instituciones. Pastoral educativa, en barrios y en espiritualidad.

Entrevista a Mons. Armando Levoratti: “Que el Pueblo de Dios lea la Biblia, la asimile, la reflexione y saque las consecuencias”, 33 (2015) 53-61

Nació en La Plata (Argentina) el 31 de enero de 1933. Presbítero de la Arquidiócesis de La Plata. Cursó estudios en el Seminario de homónimo, en la Universidad Gregoriana, en el Pontificio Instituto Bíblico, en el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago y en la Universidad Nacional de la Plata. Desde 1960 enseña Sagrada Escritura en el Seminario Mayor de La Plata. Ha sido el traductor de la “El Libro del Pueblo de Dios. La Biblia”. Desde 1984 a 1998 dirigió la Revista Bíblica Argentina. Integró el equipo coordinador del Comentario Bíblico Internacional, y fue miembro de la Pontificia Comisión Bíblica, Asesor honorario de la Sociedades Bíblicas Unidas y miembro de la Comisión Fe y Cultura de la Conferencia Episcopal Argentina. Dictó conferencias en varias diócesis de Argentina, como así en España, Italia, Estados Unidos y en casi todos los países de América Latina. Participó en numerosos talleres de ciencias bíblicas organizados por las Sociedades Bíblicas Unidas, especialmente en Cuba. Además coordinó la edición del Comentario Bíblico Latinoamericano y variadas publicaciones bíblicas.

 

Entrevista a Mabel Vekic: “La Biblia es del pueblo y no puede ser extraña al pueblo”, 33 (2015) 63-73

Nació en Dock Sud, provincia de Buenos Aires, el 17 de octubre 1939.

Licenciada en Ciencias Políticas – Sociales y Diplomacia  en Universidad Católica de Córdoba (1965). Capacitada en Catequesis en Instituto Superior de Catequesis Argentina (1967). Miembro fundadora del CEFYT desde 1975. Ha desempeñado en el mismo las siguientes cátedras: entre 1975-1977 en Introducción a la Biblia, luego como Ayudante de cátedra; entre 1976-1983 en Catequesis; entre 1983-1989 en Sociología y Experiencia de Dios; entre1989-1995 en Subsidios y Medios e Introducción al análisis social.

Protagonismo especial en la renovación catequística nacional y de la arquidiócesis de Córdoba. Trabajó desde siempre en la Parroquia del Carmen de Villa Allende, provincia de Córdoba.

 

Entrevista a Eugenio Rubiolo: “Una interpretación de la influencia del Concilio Vaticano II sobre la sociedad y la Iglesia. Relato de una experiencia personal”, 33 (2015) 75-83

Doctor en Psicología. Licenciado en Teología. Ex-becario en Freiburg y Tübingen (Alemania) del Stipendienwerk Lateinamerika-Deutschland. Profesor Titular Ordinario por concurso de la cátedra de Psicología Social de la Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba.

Ex-Profesor Titular de Psicología Social, Psicología de la Personalidad y Antropología en la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Católica de Córdoba.

Profesor Titular de Historia de la Psicología y Metodología de la Investigación en la Escuela de Psicología de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad Católica de Córdoba.

 

Entrevista al Rabino Marcelo Polakoff: “A 50 años del Vaticano II tenemos motivos para estar con júbilo”, 33(2015) 85-91

Nacido en Buenos Aires en 1966, casado, una hija.

Rabino del Centro Unión Israelita de Córdoba, Argentina, desde 2002.

B.A. en Relaciones Internacionales (Universidad de Belgrano, Buenos Aires).

M.A. en Estudios Judaicos del Jewish Theological Seminary, Nueva York.

Graduado del Senior Educators Program, Hebrew University, Jerusalem.

Graduado de Leatid, JDC Oficina Latinoamericana.

Profesor de Talmud y Halajá en el Instituto Superior de Formación Rabínica A. J. Heschel del Seminario Rabínico Latinoamericano.

Consejero de “Children of Abraham”, de Estados Unidos.

Asesor del INADI (Instituto Nacional de Lucha contra la Discriminación).

Premio Bnai Brit a los Derechos Humanos 2006.

Coautor de “Dios en la Era Posmoderna” (100 reflexiones desde el Judaísmo, el Cristianismo y el Islam), Ediciones El Emporio, Córdoba, 2006.

Coautor de “En el nombre del padre y del rabino”, Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 2010.

Coautor de “Dilemas Comunitarios”, Ediciones Leatid, Buenos Aires, 2012.

Coautor de “Francisco. De la periferia del mundo al corazón de la humanidad”, Ediciones La Voz del Interior, Córdoba, 2013.

Presidente del Comité Interreligioso por la Paz (COMIPAZ).

Representante del Congreso Judío Latinoamericano para el Diálogo Interreligioso.

Presidente de la Asamblea Rabínica Latinoamericana 2010-2012/2012-2014

Escribe regularmente en medios de prensa y sitios web de varios países.

 

Entrevista al P. Leonardo Cappelluti scj: “¿Hay un tiempo para hablar y hay otro tiempo para callar?”, 33 (2015) 93-106

Pertenece a la Congregación de los Sacerdotes del Corazón de Jesús (dehoniano). En ella es el primer argentino profeso y prestó diversos servicios, entre ellos Superior Provincial y así fue también Presidente de la Conferencia Argentina de Religiosos (1976-1978). Estudio en Roma. Doctor en teología dogmática por la UCA y ha enseñado diversos tratados de su área en varios institutos de formación teológica en el país. Predica retiros espirituales para sacerdotes, religiosas y laicos. Tiene varias publicaciones.

 

Entrevista al Dr. Oscar Traversaro: “¿El Concilio, un gran impacto para la Iglesia, dentro del mundo?”, 33 (2015) 107-115

 

Nació en Buenos Aires. Abogado (UBA). Presidente del Centro de Jóvenes de Acción Católica Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe 1959-1962. Presidente del Consejo Superior de los Jóvenes de Acción Católica 1964-1967. Presidente del Consejo Nacional de Hombres de Acción Católica 1976-1979. Docente de Derecho Civil II en la Universidad Católica Argentina. Docente en el Colegio Nuestra Señora de Guadalupe de Buenos Aires y Rector del mismo entre 1997-2001.

 

Entrevista al P. Gustavo Alonso cmf: “¿La vida religiosa argentina a la hora del Concilio Vaticano II, de aquellos años estos recuerdos”, 33 (2015) 117-122

 

Gustavo Alonso es presbítero en la Congregación de los Misioneros Claretianos. Es Doctor en Teología Espiritual por la Pontificia Universidad Angelicum de Roma (1959). Ejerció la docencia en el Seminario Villa Claret hasta 1967. Fue Secretario General de su Congregación (1967 – 1973), Superior Provincial de Argentina – Uruguay (1974-1979. 1993-1996) y Superior General desde 1979 a 1991. Ha sido miembro de la CAR en la década del 70 y también participó en el Consejo de la Editorial Claretiana de Buenos Aires. Tiene diversas publicaciones particulares y colectivas.

 

Entrevista a la Hna. Adela Helguera ha: “Aprender la renovación eclesial caminando de la mano del pueblo”, 33 (2015) 123-138

 

Religiosa de la Asunción, profesora de Historia, aprendió a ser catequista con las mamás catequistas de Gerli y San Miguel, y a ser hermana con sus hermanas religiosas, en comunidad y con los hermanos y hermanas de CONFAR.

 

Entrevista al Pbro. Domingo Bresci: “Había otra veta en este repensar todo… Iglesia, sacerdocio, mundo, Dios, todo”,  33 (2015) 139-152

 

Párroco de la Iglesia San Juan Bautista el Precursor (Barrio Parque Saavedra, CABA) desde hace 15 años.

Integrante del “Grupo Curas en Opción por los Pobres”.

Asesor del Secretario de Culto de la Nación.

En la década de 1970 formó parte del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo.

Estudioso de temas referidos a “Iglesia, sociedad y política”.

Colaborador de experiencias multisectoriales barriales.

 

Entrevista a Erio Vaudagna: “Hacía falta encender una crispa de reflexión crítica”,  33 (2015) 153-162

 

Vivencio Erio Juan Vaudagna nació en 1929 en Devoto (Córdoba). Se ordena sacerdote en Roma en 1954 donde obtiene también la Licenciatura en Teología. Cursa luego en Córdoba la Licenciatura en Filosofía. Junto a los presbíteros José O. Gaido y Nelson Dellaferrera inicia la renovación eclesial en consonancia con el Concilio que se desarrollaba. Desde 1963 es profesor en el Seminario Mayor de Córdoba, cuando asume de Rector Mons. Enrique Angelelli. En abril de 1964 accede a una serie de artículos en el Diario Córdoba junto a sus compañeros del Seminario Mayor donde escribe acerca de lo que significaba el Concilio Vaticano II para la Iglesia. En 1964 fue removido del Seminario. Tuvo una amplia participación social acompañando los procesos populares y la defensa de los derechos de los trabajadores en torno al Cordobazo (1969). En el año 1970 deja el ministerio sacerdotal. Trabaja más adelante en Radio Nacional (1983 a 1990) y en la Biblioteca Córdoba hasta 1999. Falleció en 2011. Siempre fue un convencido luchador por la renovación de la Iglesia según el espíritu del Concilio Vaticano II y de Medellín.

 

Ricardo Daniel Graneros: La recepción del Concilio Vaticano II en Lucio Gera, 33 (2015) 163-184
Lucio Gera (1924-2012) fue uno de los teólogos argentinos más conocido y se ha destacado por vivir y dar a conocer el Concilio Vaticano II. Este hecho lo sitúa como intérprete privilegiado de este acontecimiento eclesial. Es por ello que se presentará, no exhaustivamente, lo que ha significado para este teólogo el Concilio en tanto fue un acontecimiento, que produjo un texto y reúne el espíritu de la ingente tarea de dar a conocer el depósito de la fe de forma cada vez más eficaz.